Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» OPPUGNO THE LIGHTS · Afiliación normal
Miér Mayo 01, 2013 1:53 pm por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- NORMAL
Mar Abr 23, 2013 12:18 am por Invitado

» Tiempo libre [Victoire a. Weasley]
Vie Feb 22, 2013 6:53 am por Ted R. Lupin

» Test del Sombrero: Diana Baker
Mar Feb 19, 2013 8:24 pm por Diana Baker

» Casting para Roxanne Weasley
Mar Feb 19, 2013 2:52 am por Roxanne Weasley

» Petición de personajes !
Mar Feb 19, 2013 2:26 am por Roxanne Weasley

» Caeleste Reformatory {Confirmación}
Lun Feb 18, 2013 10:59 am por Invitado

» Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]
Sáb Feb 16, 2013 11:32 pm por Ted R. Lupin

» Criaturas mágicas [Confirmación - Afiliación]
Miér Feb 13, 2013 10:41 am por Invitado






























Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Ir abajo

Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Dominique G. Weasley el Miér Feb 06, 2013 11:03 pm

Abrí los ojos en la oscuridad. Al parecer aún era de noche, porque no entraba nada de luz a través de las ventanas. Me incorporé silenciosamente en mi cama adoselada y alargué la mano hacia la mesita de noche, de donde cogí mi varita.
Lumos –Murmuré. Inmediatamente de la punta de la varita brotó una pequeña luz anaranjada y con ella aproveché para mirar la hora en el reloj de oro que portaba en la muñeca izquierda, regalo de mis padres por mi decimoséptimo cumpleaños.

Me sorprendió saber que era más temprano de lo que esperaba. Aún faltaban varias horas para el amanecer y yo ya estaba totalmente desvelada, con lo cual sabía que no podría volver a dormir en toda la noche. Suspiré y me levanté sin hacer ruido. Guiada por la luz de mi varita me abrí paso entre las camas, tratando de no chocar con nada. Bajé las escaleras con más cuidado aún, no quería encender una luz más potente para no despertar a nadie y precisamente por eso debía procurar no tragarme el suelo.

La sala común estaba desierta y del fuego de la noche anterior no quedaban ya más que las brasas en la chimenea. Por un momento tuve el impulso de acomodarme en cualquiera de los elegantes sillones, prender el fuego y leer algo. Luego mis tripas rugieron en desacuerdo, y supe que mi destino definitivamente no iba a ser ese. Salí al exterior y me deslicé en silencio por las frías mazmorras, sin molestarme en ver mi aspecto. Una bata verde esmeralda con estampados de serpientes cubría mi cuerpo, bajo ésta solo llevaba el camisón que utilizaba para dormir pero dicha prenda quedaba fuera de la vista. Lo que se atisbaba de mis blancas y torneadas piernas tampoco era demasiado sugerente, pero me estaba helando un poco.

Mis pies, enfundados en unas cómodas zapatillas, se detuvieron al fin. Alcé la mano libre e hice cosquillas a la pera, que inmediatamente se convirtió en un pomo y abrí la puerta sin mayores dificultades.
Nox –Susurré quedamente y la luz de mi varita se apagó. Atravesé el pasadizo sonriente y me adentré en las cocinas de Hogwarts, donde fui recibida cálidamente por los elfos domésticos. Tras intercambiar algunas palabras les solicité lo más educadamente algo para comer, lo que se me estaba armando en las tripas ya tenía pinta de recital y todo.

No tardaron en cumplir con creces mis expectativas. Poco después de acomodarme en una de las cuatro mesas tuve frente a mí una bandeja con dulces y aquellas pequeñas delicias que yo tanto adoraba. Y de beber… mis ojos contemplaron casi con adoración la taza de chocolate caliente y espeso que una elfina acababa de entregarme. Si aquellos elfos me lo pidiesen, les hacía un altar incluso. Dejé escapar un suspiro de placer sublime y empecé a comer con calma.
Dedicada a esa noble tarea –según mi opinión– me encontraba, cuando percibí una presencia a mis espaldas. No supe decir por qué, pero fui consciente de que aquella persona, fuera quien fuera, de elfo doméstico no tenía nada. “Oh, sorpresa, Nique, te han pillado” pensé. Y es que, sin duda, aquellas no eran horas para estar fuera de la sala común. “Pero tenía hambre, diablos.” Lancé un suspiro divertido y giré la cabeza, sosteniendo la taza en una mano.

Buenas noches –Saludé aún sin verle y carraspeé, mi voz ya de por sí grave estaba aún ronca pues hacía poco que me había levantado y esas eran las primeras palabras que pronunciaba.

Dominique G. Weasley
›› Slytherin pride

›› Slytherin pride

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : Tocándole las narices a alguien por puro aburrimiento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Ted R. Lupin el Miér Feb 06, 2013 11:24 pm

Uno de los inconvenientes del turno de patrulla nocturna es que tienes que permanecer despierto. Sí, es lógica, pura y aplastante, pero es cierto. En mi opinión las noches están para dormir, salir de fiesta y hacer el vago, poco más. Puede que fuera divertido pillar un par de alumnos, pero ni siquiera ellos eran tan tontos como para pasear a estas horas.

bostecé, maldito horario de patrulla. Era horrible. Miré la hora en el reloj. Las seis de la mañana, ya podría haber aguantado el otro profesor hasta el amanecer, total no le serviría mucho volver a acostarse. No señor, me tocaba a mi, levantarme de mi muy agradable sueño, dos horas antes de lo habitual para terminar el turno nocturno.

Necesitaba algo comestible y un chocolate, o quizás un café, urgente. Si no, me caería de sueño allí mismo.

Lentamente, me dirigí hacia la entrada de las cocinas. Por suerte, no hubo alumno alguno que se cruzase conmigo, si no no lo pasaría muy bien.

Poco tiempo después llegué hacia donde se encontraba la famosa entrada a las susodichas cocinas. Hice cosquillas a la fruta, saboreando ya el delicioso chocolate que iba a tomarme, eran mi perdición.

Al entrar vi lo de siempre. Elfos, elfos y más elfos, que preparaban afanosamente el desayuno que se serviría más tarde en el gran comedor, y que obviamente yo no me perdería. Como me dijo un alumno, tenía cierto parecido con los hobbits y su glotonería.

Al estar todas las mesas repletas de platos y cosas, tuve que ponerme a buscar alguna libre, o no tan ocupada.

Con una bandeja repleta de comida y una humeante taza de chocolate en los brazos, me dirigí a la única que quedaba, curiosamente, libre. Bueno, a escepción de... Sonreí malévolamente al ver esa cabellera rubia. La reconocería en casi cualquier parte. Intenté acercarme silenciosamente, pero mi plan se fue al traste cuando se giró.

–¿No deberías estar acostada? –Fue la pregunta que salió de mis labios– Hum, buenas noches, sí. No deberías estar aquí, Domimique. Se supone que es lugar prohibido para los estudiantes. O debería decir desconocido. ¿Shlyterin hasta la médula, eh?

aparté una silla con un pie para sentarme después de depositar la bandeja sobre la mesa.
–Yo no iría por ahí con esas pintas. –Sonreí, dando un sorbo a mi chocolate para luego dejar la taza sobre la bandeja y frotarme las manos antes de empuñar un tenedor y un cuchillo para comenzar a comer un trozo de pastel, como no, de chocolate.
avatar
Ted R. Lupin
›› Profesores

›› Profesores

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : En Hogwarts

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Dominique G. Weasley el Miér Feb 06, 2013 11:51 pm

Al ver a Ted me quedé petrificada, sin saber cómo reaccionar durante unos breves segundos. Luego sonreí con diversión extrema y me tuve que morder el labio para no estallar en una sonora carcajada.
¿Pero esto qué es? ¿El club de los adictos al chocolate? –Me burlé, de buen humor, al ver lo que llevaba en la bandeja–. En realidad estaba acostada hasta hace diez minutos Ted, pero una vez desvelada no tenía caso intentar volver a dormirme, no lo iba a conseguir de todos modos. Y a fin de cuentas, parece que el estómago manda –Comenté antes de llevarme un trozo de tarta de melaza a la boca.

Ciertamente este no es un lugar prohibido. Más que nada desconocido, pero... siendo una Weasley y teniendo por primos a quienes tengo, ¿en serio creías que no conocería este sitio? Siempre supe de su existencia, pero la forma de entrar la descubrí después del banquete al final de mi primer año. –Confesé, recordando aquel día–. Llevaba todo el maldito curso haciéndole de todo a esa pera caprichosa sin obtener resultados. No te puedes ni imaginar las ganas locas de matar a alguien cuando vi que sólo había que hacerle cosquillas... –Reí en silencio y di un trago al chocolate, teniendo que contenerme para no soltar algo muy similar a un ronroneo de placer; sin embargo, la expresión de mi rostro lo decía todo–. Y sí, siempre Slytherin. –Aseguré.

¿Qué pint...? –Me callé a media frase, miré la bata y lo entendí–. Ah... Créeme, si me hubiese acordado seguro que no traía estas pintas. Estaba más preocupada por comer. Además, se supone que a estas horas nadie visita las cocinas, con lo cual no estaba excesivamente preocupada. –Opté por callarme, estaba soltando demasiado para ocultar el hecho de que me había pillado por sorpresa y me había puesto nerviosa. Giré la cara y crucé los dedos mentalmente para que no se me notase el ligerísimo sonrojo.
¿Y tú por aquí a esta hora? ¿Hacías guardia esta noche? ¿O también te has desvelado? –Inquirí curiosa, cambiando de tema con total desparpajo.

Dominique G. Weasley
›› Slytherin pride

›› Slytherin pride

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : Tocándole las narices a alguien por puro aburrimiento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Ted R. Lupin el Jue Feb 07, 2013 9:31 am

Solté una carcajada, dando un sorbo a mi taza.

–Algo así, sí. Quizás no el club, pues somos dos.

La miré, mientras seguía comiendo distraídamente. No pude evitar soltar una risita burlona.

–Desventajas de no tener el mapa del merodeador. Yo solo tuve que mirarlo. Lástima que Al, Lil y James hayan entrado al castillo. Era un objeto bastante útil. Creo que haré una copia en mi tiempo libre, he descubierto otros pasadizos que no están en el mapa, y bastante útiles. Sobre todo cuando tienes hambre o tienes ganas de pillar a algún alumno despierto.

Un elfo se acercó, con más pasteles y comida. Con una sonrisa de agradecimiento, rechacé con un gesto de la mano todo lo comestible, aunque sí tomé otra taza de chocolate.

Permanecí en silencio, sonriendo. Sin duda, no tenía nada que ver con Victoire. Bajo ningún concepto se habría paseado por los pasillos en bata. Su pregunta acerca de el por qué estaba aquí borró momentáneamente la sonrisa de mi rostro.

–A alguien se le ocurrió dividir los turnos de patrulla nocturna en horarios. Absurdo, si quieres mi opinión. ¡Hoy no hay clases, y tengo que levantarme más temprano! –Suspiré dramáticamente, quizás de forma un tanto exagerada– A estas horas casi nunca hay nadie por el castillo. Si no comía y bebía algo, me caería de sueño por los pasillos.

avatar
Ted R. Lupin
›› Profesores

›› Profesores

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : En Hogwarts

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Dominique G. Weasley el Dom Feb 10, 2013 1:20 pm

Créeme, ahora somos dos, pero ni te imaginas la de adictos y adictas que pululan por Hogwarts. Si traficase con chocolate me hacía rica, pero como tienen Honeyduckes a la vuelta de la esquina... –Comenté sin dejar de comer y suspiré dramáticamente, alzando los ojos hacia el techo. No, si yo y mis dotes artísticas...

¿Harás una copia? ¿En serio? Eso tiene que ser interesante, siempre he querido saber cómo diablos se hace. El proceso de creación ha de ser entretenido... –Comenté terminando la porción de tarta. En efecto, donde otros veían algo tedioso a mí se me hacía fascinante por la de cosas que podría aprender de dicho proceso. Curiosa por naturaleza, así era yo–. Y me imagino que si llegas a terminarlo me lo prestarás alguna vez, ¿no? –Crucé una pierna sobre otra, detuve la trayectoria del tenedor y pestañeé angelicalmente como diciendo: "soy pura e inocente, soy una blanca paloma, no he roto un plato en mi vida". Ya, y no me lo creía ni yo, con lo que al final acabé riéndome sin poder parar.

Un silencio cómodo se estableció entre ambos mientras los elfos se acercaban para ver si queríamos algo más. Yo miré mi plato vacío y pedí otra porción de pastel, que me trajeron al instante al tiempo que rellenaban mi taza de chocolate. Sonreía ligeramente, con la barbilla apoyada en una mano en señal de reflexión. Sí, definitivamente Victoire tenía suerte de tener a Ted como pareja, sólo esperaba que fuese consciente de ello.

¿Sabes? Esa es una de las cosas por las cuales no me atrajo ser prefecta desde un primer momento. Tengo el sueño muy ligero, pero créeme: me gusta aprovecharlo al máximo hasta que me sea posible. -Admití con despreocupación y me erguí para comenzar a cortar el pastel. Aparté unos mechones rubios de mi frente.- Ciertamente quien haya hecho eso con vuestros horarios de guardia ha de tener mucha mala leche. ¡Eso debería ser clasificado como delito! ¿Obligar a alguien a madrugar un sábado? Si fuese por Quidditch lo mismo tendría un pase, pero... –Dejé la frase en el aire, con un destello de humor en mis grandes ojos azules.

Dominique G. Weasley
›› Slytherin pride

›› Slytherin pride

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : Tocándole las narices a alguien por puro aburrimiento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Ted R. Lupin el Dom Feb 10, 2013 9:24 pm

hice un gesto con un dedo, negando.

–¿Dejarte el mapa? No, no. Ya haces demasiadas trastadas sin tener el mapa. Además, eres demasiado serpiente para mi gusto –Reí, divertido– Aunque seré bueno, y si encuentro algo sobre su fabricación te lo contaré, con un poco de suerte y sin que yo me entere haces uno para tí.

En silencio, terminé mi segunda taza de chocolate. Miré a Dominique, parecía pensativa por algo. Sonreí levemente, tenía un aspecto encantador.

–Un galeón por tus pensamientos –Dije, fijando los ojos en los suyos, tratando de adivinar que pasaba por su loca cabeza.

Mi sonrisa se amplió. Ser prefecto era genial.

–Discrepo, Dom. Ser prefecto es genial, Puedes pasear por el castillo a placer, y quitar del medio a los que te fastidien –Asentí, robándole un trozo de tarta disimuladamente– algún día le gastaré una broma al que diseña los horarios, cuando averigüe quién es. Se replanteará despertarme temprano –añadí, devorando el trozo de pastel y mirándola inocentemente.
avatar
Ted R. Lupin
›› Profesores

›› Profesores

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : En Hogwarts

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Dominique G. Weasley el Sáb Feb 16, 2013 11:13 pm

¡Oye! Eso es injusto. Gryffindor hasta la médula –Exclamé con un suspiro profundo y fingiendo estar ofendida. Me llevé una mano al corazón, dramatizando, como si aquello me hubiese herido. Luego me lo quedé mirando y el brillo burlón de mis ojos me delató.- Además, yo no hago trastadas. ¿Cómo crees? Si yo soy inocente y pur... vale, no. Dejémoslo ahí, mejor. –Contuve una carcajada. Claro que hacía trastadas, y otras cosas que no eran trastadas pero que definitivamente no le iba a confesar a Ted. Si los pasillos de Hogwarts pudiesen hablar, tendrían muchísimas cosas que contar.

No, es que si descubres algo sobre su fabricación y no me lo cuentas sobornaré a los elfos para que no te sirvan más chocolate –Aseguré con una sonrisita perversa y absolutamente convencida de mis palabras. Luego callé y me dediqué a comer, disfrutando de aquel pequeño pero intenso placer. Ciertamente pensaba que no sería mala idea hacerme mi propio mapa, aunque solo tendría un año para disfrutarlo si es que conseguía hacerlo... algo poco probable, ya que estaba en séptimo y también debía prepararme los Éxtasis; aquel pensamiento me abrumó momentáneamente, pero lo desterré de inmediato. Por otro lado, si me preparaba para ser profesora en Hogwarts sin duda tendría tiempo para usarlo, pero el puesto que me interesaba estaba ocupado y no creía que el profesor actual de Pociones decidiera marcharse sólo porque yo quería impartir esa asignatura.

Oh, en fait n'a pas d'importance. –Sacudí la cabeza distraída, tanto que no me di cuenta de que había contestado en francés. Recé a mi único dios, el chocolate de la taza que tenía delante, pidiendo con desesperación no ruborizarme; pero no supe si mis súplicas fueron atendidas.- Es decir, nada importante en realidad –Traduje con un suspiro, siempre evasiva.
Vale, eso te lo tengo que reconocer. Es una ventaja. Pero luego está eso de que supuestamente hay que acatar las normas, ser un ejemplo para los demás estudiantes y… –Callé bruscamente y casi me mordí la lengua. “Y las comparaciones”, pensé para mí misma pero no lo dije.- No, diablos, ser prefecta no fue hecho para mí. Me quedo contenta con ser golpeadora en el equipo de Quidditch y ya está –Comenté con mi sonrisa tornándose ligeramente maligna. Conforme iba hablando detecté un movimiento furtivo por el rabillo del ojo y no lo entendí hasta que aquel trozo de tarta desapareció a toda velocidad de mi plato.

¡Ted Remus Lupin! –Exclamé, medio levantándome de la silla pero sin llegar a ponerme de pie. Le lancé una mirada fulminante, de esas que si mis ojos fuesen los de un basilisco el metamorfomago estaría ya más que muerto.- ¡Pero bueno! ¡Ese trozo de tarta era mío! No me mires con esa cara de inocen… dios, Ted, ¡esa mirada no! –Cerré los ojos con frustración. Sabía que era moralmente incorrecto porque estábamos hablando de mi cuñado, pero esa mirada me derretía absolutamente. Y mis impulsos no se correspondían con los de una cuñada, con lo cuál deducía que... estaba bien jodida.
Mon dieu... vale, da igual, esta me la cobraré algún día. La venganza será muy dulce –Aseguré, recobrando la calma y eliminando la frustración de mi rostro.

Dominique G. Weasley
›› Slytherin pride

›› Slytherin pride

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : Tocándole las narices a alguien por puro aburrimiento.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Ted R. Lupin el Sáb Feb 16, 2013 11:32 pm

–Hum, dudo que puedas sobornar a alguna de estas adorables criaturas. Mi suministro de chocolate sigue asegurado. Así que puedo dejarte con la duda. Además... –le devolví la sonrisa, sacándole la lengua en un gesto bastante infantil– si por alguna casualidad los elfos no me sirvieran chocolate podría suspenderte misteriosamente...

Me mordí el labio, pensando.

–Será importante cuando tu rostro adquiere la tonalidad Weasley por excelencia –Comenté tranquilamente.

– Y... –Murmuré, sin esperar respuesta realmente. Algo, tal vez su rostro, me hizo sospechar por donde iba la cosa, y no me apetecía tirar por ahí. Hice un gesto con la mano, descartando el tema– Acatar las normas... Dominique, ¿Piensas realmente que acaté norma alguna en mis tiempos de estudiante? –Sacudí la cabeza, fingiendo estar horrorizado– Por Merlín, ¿Quién eres y que has hecho con mi Dominique?

Reí divertido, sin ser realmente consciente de que había usado el posesivo para referirme a la ojiazul.

–Oh sí, Será dulce... Dulce como este trozo de tarta –Afirmé, relamiéndome– Adelante pequeña serpiente gryfindoresca, inténtalo si puedes. Quizás te lleves una sorpresa. Ten mucho cuidado que he visto serpientes explotar por comer más de lo que pueden tragar. Ten mucho, pero que mucho cuidado, enana.
avatar
Ted R. Lupin
›› Profesores

›› Profesores

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/01/2013
Localización : En Hogwarts

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque si hay hambre... debe ser saciada [Ted R. Lupin]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.